San José Sánchez del Río

El niño cristero. Mártir de Cristo Rey

Al estallar la Guerrera Cristera, sus hermanos mayores se alistaron. Pero a José se lo prohibió su madre debido a su edad. No consiguió convencerle hasta que le dijo: “Nunca ha sido tan fácil ganarse el cielo como ahora.” Cuando le apresaron, le desollaron las plantas de sus pies y le obligaron a caminar descalzo hasta el lugar donde iba a ser ejecutado, una tumba ya cavada en el suelo.

Durante todo el camino fue gritando “¡Viva Cristo Rey!” y “¡Viva la Virgen de Guadalupe!” Sobre su tumba le ahorcaron y le asestaron varias puñaladas. Por último le bajaron del árbol en el que estaba suspendido y el verdugo le preguntó: “¿Qué quieres que le digamos a tus padres?” José, ya fatigado y a punto de morir le respondió: “Que viva Cristo Rey y que en el cielo nos veremos.” Esas fueron sus últimas palabras. Murió a los catorce años. Aprendamos y aspiremos a tener la fe inquebrantable de éste niño santo.

Recomendados:

CRISTIADA
(Película en DVD) Una lucha en nombre de la libertad, la historia de México que quisieron ocultar. Del productor/supervisor de los efectos especiales de Titanic, la trilogía de El señor de los anillos y Las crónicas de Narnia. Una narración épica de la Guerra Cristera (1926-1929)...
Comprar